Se va Martín Ocampo y Seguridad queda a cargo de Diego Santilli

El ministro saldrá a hablar en instantes. La decisión fue tomada luego de los incidentes en el Superclásico.

Los incidentes callejeros que hicieron cancelar el partido del Superclásico entre Boca y River dejaron al desnudo el fallido operativo de seguridad que se llevó a cabo en la Ciudad.

Tras estos problemas y a días de realizarse la cumbre del G-20, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, renunció a su cargo, y sus responsabilidades serán tomadas por el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli. A pesar de que cunde el hermetismo en el Gobierno de la Ciudad, el ministro saldrá a hablar con la prensa “en instantes”.

La decisión se tomó tan solo un día después de que Santilli lo ratificara en su cargo: “Hicimos un operativo importante; había muchos efectivos de la Ciudad y de fuerzas federales. Había tres anillos de operación, pero algo no funcionó bien. El ministro (Ocampo) está en su cargo y estamos investigando todo lo sucedido el sábado”.

Todo fue la crónica de un final anunciado. Con una relación nunca en buena sintonía, Ocampo salió a desautorizar a Mauricio Macri en ocasión del tema del público visitante. Todo el lío posterior de la cancha de River se sumó a los continuos desacoples en los distintos escenarios como aquél de la ley Previsional en el Congreso, entre Patricia Bullrich y el propio Ocampo. Se suma todo el desaguisado la interna sin fin entre aquellos que no se resignan de haberse ido de la policía Federal hacia la de la Ciudad.

La determinación de Horacio Rodríguez Larreta es eminentemente política. No recurrió a ninguna espada especialista en seguridad sino a quién mejor se mueve en escenarios políticos de alta complejidad. El “Colorado” Santilli tendrá que lidiar ahora con la PFA, con Patricia Bullrich, con la interna en la propia policía local con un equipo que no le pertenece, ni es de su entera confianza más allá que los conozca.

Larreta había asumido la responsabilidad de la Ciudad en línea con las palabras del Presidente. Allí intuyó que la mano venía complicada. Angelici, el super ganador de un fin de semana de jugadores avezados de póker empezó a conocer que en esta historia también existen otros resultados aparte de ganar. Se puede empatar o perder, como el Ministerio que se le fue con Ocampo.

Fuente: Noticias Urbanas


Untitled Document


Más Noticias



Untitled Document